Alta la tensión en el mar amarillo