Amanda Bynes, ingresada en un centro mental