Amazonía peruana recupera la normalidad tras disturbios que causaron 33 muertos