Angela Merkel enfrenta la negociación decisiva para un gobierno en coalición