Angela Merkel recibe una ducha de... cerveza fría