Arriesgados saltos sobre la nieve, nueva moda en Boston