El gobernador de Nueva York rebaja a seis el número de muertos del accidente de tren