El asesinato de Foley destapa la brutalidad de los yihadistas europeos en Irak