Assange considera "vergonzoso" que se gasten 15 millones de dólares en vigilarle