Las víctimas italianas del atentado en Dacca fueron torturadas antes de morir