Atentado a un cuartel de la capital nigeriana causa polémica preelectoral