El terrorista de Niza tenía todo perfectamente planeado para la masacre