Sobrevive al atentado de Túnez gracias a un sombrero de ocho euros