Un parque infantil de Pakistán, se convierte en el último objetivo de los terroristas