Fayçal C, de sospechos número uno a la libertad