Al Qaeda reivindica la masacre suicida en Yemen que ha dejado 96 muertos