La policía australiana mata a un secuestrador e investiga posibles vínculos terroristas