La columna de humo comunicaba lo peor