La muerte de Mohammed muestra el terror de las persecuciones en Birmania