Una conejita Playboy crea polémica en el debate de los candidatos presidenciales de México