Azerbaiyán albergará los Juegos Europeos en medio de una fuerte represión