Un espontáneo no permite hablar a Obama en la Casa Blanca