Obama veía con escepticismo los programas de vigilancia pero defiende su legalidad