Obama y Romney están muy igualados en cuatro estados clave