Obama y Hollande creen que el G-8 debe centrarse en crecimiento y austeridad