La invasión de miles de murciélagos interrumpe la vida en un pueblo australiano