Bélgica busca nuevas pistas de la célula yihadista que actuó en su territorio