Belgrado: La condena abre "viejas heridas"