Benedicto XVI y el papa Francisco, juntos en la Basílica de San Pedro