El aeropuerto de Dinamarca deja a sus pasajeros tres minutos para despedirse