El zoo de Birmingham cambia los carteles de sus animales por los de Pokémon Go