El ataque de Boko Haram en el noreste de Nigeria podría ser el más letal de su historia