Boris Johnson asimila el intento unificador de la UE con el de Hitler o Napoleón