Boris Johnson, varapalo a sus planes de adelantar elecciones