Brabo llama por teléfono a sus padres y dice que está bien en una prisión de Trípoli