Un obrero brasileño sobrevive a una perforación craneal con una barra de acero