Brasil elige entre la continuidad de Rousseff o Silva, la sorpresa de la campaña