Brasil, hundida por las lluvias