Brasil pone a prueba su seguridad