Los disturbios en Brasil se cobran una segunda víctima