Así era el Reino Unido en 1985 cuando la libra cotizaba como hoy