Un avión de British Airways casi alcanza la velocidad del sonido