España, entre los países europeos donde las pymes han perdido más valor y empleo