Bruselas triplica el presupuesto para afrontar la crisis migratoria del Mediterráneo