Bruselas intenta que la crisis económica no degenere en una grave crisis política