La CE propone que las aerolíneas puedan comercializar sus derechos de vuelo para reducir retrasos