La CIA se prepara para armar a grupos rebeldes en Siria a través de bases clandestinas en Turquía y Jordania