California, devorada por las llamas