La duquesa de Cambrigde, Catalina Middleton, espiada por un diario británico