Campbell reconoce que recibió diamantes sin pulir y asumió que eran de Taylor